Como cada temporada estival, a los atractivos provinciales de vigencia anual como el enoturismo se suman los específicos de esta época, que conjugan agua, aventura y relax en paisajes de montaña. En este sentido, toman protagonismo los ríos y arroyos, las “playitas”, el termalismo natural y en complejos privados, y los espejos de agua. Respecto de estos últimos, es importante tener en cuenta que está prohibido bañarse en Potrerillos, Chipolletti, Agua del Toro,  Agua del Tigre y Valle Grande. Sólo El Nihuil y los Reyunos, en San Rafael, y El Carrizal, en Luján de Cuyo, tienen áreas permitidas y demarcadas para tal fin.

Por otro lado, los departamentos de General Alvear, San Carlos y  Luján han desarrollado espacios especialmente preparados para refrescarse ubicados a la vera de ríos. Estos puntos de reunión son grandes atractivos para locales y turistas que buscan escapar del calor y disfrutar del paisaje.

Luján de Cuyo fue precursor con Luján Playa, el atractivo combo que suma montaña, verano, agua y entretenimiento. Este año, el Municipio agregó otro importante espacio recreativo con la creación del segundo balneario público en el departamento, Luján Playa Carrizal. Dos municipios más presentan propuestas similares: General Alvear, con Constanera Alvear, y San Carlos Playa.

La metodología de ingreso para las “playitas” es la misma: se abona sólo el estacionamiento del vehículo. Actualmente estos espacios son los únicos habilitados para que locales y turistas puedan ingresar en nuestros ríos, ya que son puntos intervenidos que aportan seguridad a las personas. Los visitantes encontrarán además, en estos sitios, espacios para hacer asado, sombrillas, estacionamiento, sanitarios y lugares de esparcimiento.

Termalismo

Pródigo de minerales, el subsuelo mendocino se caracteriza porque el vulcanismo generó una serie de interesantes fenómenos, entre los que se destacan manantiales de agua termominerales de distinta composición y temperatura. En Cacheuta, se destacan dos complejos turísticos: Hotel & Spa Termas de Cacheuta, para los que buscan relax, spa y tratamientos de estética, y el Parque de Agua Termal de Cacheuta, un espacio más enfocado a la recreación familiar.

En el Sur de Mendoza, se encuentra el tercer centro turístico privado. Se trata de las Termas de Los Molles, espacio privilegiado con aguas de valiosa composición y temperatura e instalaciones y servicios  especialmente preparados.

En el resto de la geografía provincial se puede disfrutar de otros manantiales en sitios naturales y al aire libre. Se destacan las termas de Cajón Grande y Del Azufre, en Malargüe; las Aguas Termales de Cápiz, en San Carlos, y las Termas de El Sosneado, en San Rafael, entre otras.