El Hospital Notti incorporó a su Servicio de Cirugía una nueva técnica quirúrgica para bebés recién nacidos. La técnica se denomina atresia de esófago (AE). La primera intervención se realizó en enero y el paciente actualmente se encuentra en perfectas condiciones.

La atresia de esófago es una técnica que consiste en unir el esófago superior al inferior y sellar su entrada a la tráquea, ya que de otra manera el bebé no podrá alimentarse.

Al respecto, Daniel González, jefe del Servicio de Cirugía, expresó: “Esta es una nueva técnica que hemos implementado en el hospital, que trae muchas ventajas para el niño con este problema. Esto es en el marco de un gran avance que viene desarrollando el Servicio en este último año”.

“Estos avances se materializan gracias al apoyo del Ministerio de Salud, que mediante inversiones en tecnología y capacitación del recurso humano, está adquiriendo nuevas técnicas y formas de tratar enfermedades. Esto redunda en un gran beneficio para toda la comunidad infantil de la provincia”, puntualizó González.

Por su parte, Humberto Scher, especialista en el tema, explicó cómo se efectúa esta técnica: “En primer lugar hay que entender qué significa atresia de esófago, que es la falta de comunicación entre la boca y el estómago. Estos niños tienen cerrado el esófago, no pueden comer. Además, el último tercio del esófago se comunica con las vías respiratorias, por lo cual pueden tener broncoaspiraciones”.

“Esta técnica hace muchos años que se realiza en otros países y nosotros necesitábamos la infraestructura y los elementos. Hace unos meses que pudimos incorporarlos al hospital. La misma técnica que se realiza en las vesículas, laparoscopía, acá se hace a través del tórax. Con mínimas incisiones se logra unir esas partes del esófago y el paciente puede alimentarse”, detalló Scher.

Así también, el especialista explicó que esta es una cirugía muy poco frecuente, hay sólo alrededor de seis cirugías al año. Es una cirugía que requiere mucha especialización de los profesionales. Se efectúa en pacientes recién nacidos, que requieren un tratamiento especial y un seguimiento específico los siguientes siete años.

“Es un gran desafío quirúrgico. La atresia de esófago es la cirugía madre del cirujano infantil. Para nosotros es un cambio rotundo en la pediatría en Mendoza. Además, es importante destacar que toda malformación que uno encuentra en un paciente indica en un 40 por ciento otra malformación”, finalizó el médico.

Fuente: Prensa Mendoza